19 agosto, 2015

La verdadera paz...

La creencia en nuestra mortalidad,
saber que a la postre nos extinguiremos
como la llama de una vela,
es cosa gloriosa y bella.
Nos da sobriedad; nos entristece un poco;
y a muchos nos vuelve poetas.

Pero, ante todo, nos permite decidirnos
y disponernos a vivir
con sensatez y serenidad,
y siempre conscientes de nuestras limitaciones.

También nos da paz,
porque la verdadera paz de la mente
proviene de aceptar lo peor.

Lin Yutang
La importancia de vivir

Abrazo....




Tal cual hoja me aferro a la vida
o quizá es la vida que no me deja partir...
o eres tú que me sostienes
cual frágil lazo que sostiene a esa cometa
que se aleja cada vez mas...