Bullicio necesario...


¿Alguien más ha notado que el bullicio en las camionetas ha disminuido? Y no hablo del hecho que estamos en vacaciones escolares pues aun las charlas y bromas entre patojos están desapareciendo. El temor se ha apoderado de nuestras vidas completamente.

Antes, cuando uno subía a una camioneta, se despertaba de inmediato el deseo de escuchar las sabrosas historias que los demás contaban. Hoy en día, lo único que deseamos es que el bus viaje a velocidad luz y nos lleve cuanto antes a nuestra casa.

Ah… ¡esas charlas! … que si la fulanita se había metido con fulanito y la esposa estaba a punto de enterarse… que si el muchacho se vanagloriaba de tener cuatro novias al mismo tiempo… que si había un remate de ropa en la avenida tal… no conocíamos a las personas pero las historias hacían el trayecto más aguantable… viajar como sardinas enlatadas se soportaba mejor con el bullicio.
author: ecerroni

Comments

Goathemala said…
Pues es una lástima porque las camionetas eran peligrosas pero también muy entretenidas con la música alta, casi siempre salsa, y las conversaciones apacibles.

Saludos.
Fiamma said…
¿Verdad que si? ;)