De temblores...

Hace unos días tembló y, según los expertos, fue de cinco grados. Y al escuchar a la gente comentar el suceso, recordé uno de los escritos de Pepe Milla en su Libro sin Nombre, llamado Los temblores.

En él habla de la importancia que, al parecer, tiene para las personas el recordar exactamente en dónde estaban y qué hacían en el momento de los temblores para poder compartirlo con los demás.

¿Por qué lo menciono? Pues… porque hay cosas que nunca cambian en nuestro país y los cuadros de costumbres de Milla muestran cabalmente ese hecho. Sus personajes son atemporales, creo yo.


Y cada vez que tiembla se escucharán las mismas preguntas… ¿sentiste el temblor? ¿dónde andabas? ¿qué estabas haciendo?...

¿Dónde andaba usted? ;)

Comments

Goathemala said…
Durmiendo en Sierra de las Minas y mejor porque me hubiera muerto del susto y eso que dicen era un temblorcillo de nada.
Fer said…
jajaja los guatemaltecos somos asi,
siempre recordamos o hacemos preguntas inrelevantes,
hace algunos días nos preguntabamos con unos amigos cucuruchos por que siempre era importante saber que turno tenia el amigo, si realmente es intracendente,
el último temblor que senti estaba en casa viendo la tele
Fiamma said…
Amigo Goathemala... nunca contestè este tu comentario... ;) Por el momento, estos han sido solo eso... temblorcillos, gracias a Dios!!!

Fer... Es que las tradiciones nos envuelven desde pequeñitos... ;) Yo... apenas estaba despertando... pero no se lo digas a nadie... shhhhhhh ;)