La feria...




En Diciembre es difícil transitar por las calles de mi pueblo... ¡la feria patronal se apodera de ellas!

Es más fácil, entonces, que los recuerdos nos inunden en esta época. Para mi, Diciembre siempre me recuerda las tardes divertidas que pasábamos con mi padre. Desde el momento en que veíamos una rueda de chicago, comenzábamos a rogarle que nos llevara a la feria a jugar.

El futillo era indispensable y allí nos pasábamos horas y horas. También nos atraía un jueguito con argollas y monedas de centavo donde, cada vez que acertábamos a meter una moneda en una argolla nos premiaban con dos monedas... creo... ;)

En fin, que tenemos la feria con nosotros un año más. Y como la camarita anda siempre conmigo, aquí está una foto de la rueda de chicago que están armando cerca de mi casa.

Comments

Goathemala said…
Esos recuerdos de infancia me vendrán sin duda a visitar este próximo fin de semana que marcharé a Jaén, mi tierra natal.
Saludos.