Nostalgias...

La nostalgia es traicionera y hace que la mente se llene de recuerdos que ya estaban enterrados y olvidados. ¿Por qué chingados vuelven precisamente ahora? Yo sé que no es tu culpa, ni tu resucitaste los olvidos… pero te culpo de igual manera, injustamente pero así es la vida. Aquí no buscamos quien nos las debe sino quien nos las pague.

Sí. Cada rincón, cada pedazo de esta casa tiene un recuerdo de ambos. Y esta maldita nostalgia hace que mi mente funcione como película, a puro flash-back. Miro hacia aquel rincón y ¡zas!... allí estamos tú y yo riéndonos a carcajadas porque burlamos la vigilancia de mi madre. Vuelvo el rostro hacia el otro lado y nos veo revolcándonos en el suelo, besándonos como locos; eran nuestros primeros besos ¿recuerdas?

Olores y sabores impregnados en los más minuciosos detalles que te traen a mi mente…

Quiero entender por qué volvieron. Otros han ocupado el lugar que los tuyos dejaron vacío. Otros recuerdos vinieron a reemplazar el dolor y la tristeza. Aquel año celebré el siete de diciembre con cuatro meses de anticipación, para sacar las inmundicias de la traición y las amarguras de los mil demonios. Tus fotos, los poemas que me escribías, los regalitos cursis… todo lo eché a la basura, o mejor dicho, los eché al fogón.

Y no es tu presencia la causa, pues tu ausencia es más palpable que el concreto. Tampoco fue tu familia el motivo de mi nostalgia; hace mucho tiempo que se fueron del pueblo. Tu poca popularidad se manifestaba en el único amigo que tuviste y que partió contigo cuando te fuiste.

¡Carajo! No puedo con esta confusión que había dejado atrás en el momento que me juré ser como tú. Ese era mi objetivo y lo cumplí. Dejar atrás los tiquis-miquis de mi feminidad y reemplazarlos con la ausencia de sentimientos del hombre, del macho. Y puedes estar orgulloso, donde quiera que estés. Puedes sentirte orgulloso del reguero de hombres enamorados y usados que he dejado en el camino. Yo estoy orgullosa, plena, completa, satisfecha. Por eso me está matando esta nostalgia estùpida, los recuerdos de esos días insulsos pero llenos de ternura, ese aprender contigo, esa primera vez de los dos, ese amarnos a escondidas… ¿ves? … no he podido olvidarte. No han podido con tus recuerdos esos abrazos apretados, esos orgasmos fingidos.

Muy bien, tu ganas. Me rindo. Todos dirán que soy una tonta por tomar esta decisión, por rendirle culto a la memoria del hombre que me traicionó. Lo sé, lo sé. A pesar de todo, a pesar de nada, nunca dejé de esperar tu regreso, nunca dejé de amarte. Palabras tontas pero ciertas…

… pero vuelves muerto y aquí, frente a tu tumba, no puedo sino dejar mi alma y seguir amando y soñando y recordando nuestra historia… en aquella casa… recuerdas… ternura... tus manos… mi boca… nosotros…te amo…

Comments

Goathemala said…
Magnífico y muy difícil de realizar porque escribir en segunda persona es muy complicado.

Rabia contenida y equilibrio y un final desasosegante.

La pregunta obvia sería saber hasta que punto son experiencias sentidas y hasta cual otro es literatura.

Voy a leerlo de nuevo.

Espero que estés mejor.

Saludos.
Mundo Paralelo said…
Felicitaciones Fiaaaaamaa!
impactante, lleno de fuerza y sentimientos cruzados, si estuvieramos hablando te preguntaría ¿Quién es ese desgraciado?.
Saludos
Lady Read said…
La nostalgia es un bonito sentimiento, pero hay que tener cuidado con él, a veces divinizamos los recuerdos, a veces los exageramos, a veces son 100% reales, a veces...quien sabe a veces.

Un beso.

Lady Read.
Fiamma said…
Goathemala... muy agradecida por tu comentario!!! En cuanto a la pregunta, te diré que el cuento es absolutamente ficticio pero... nació por unos sentimientos confusos que regresaron a mi vida... ;)

Freddy... gracias!!!! Me alegra tu visita y tu comentario... que puedo decirte... el personaje es ficticio pero... qué ganas de decirle un su par de cosas, verdad? ;)

Lady Read... quien sabe... las cosas son tan engañosas... ;) Un fuerte abrazo!!!
Goathemala said…
Mejor, entonces, menos dolor y más mérito literario.

--
Saludos.
Duff Man said…
Se aprende a vivir con los recuerdos, a medida que pasa el tiempo, y llega el momento en que no duelen. Son las cicatrices del aprendizaje.
Fiamma said…
Goathemala... eso es lo bueno... que el dolor se desvaneces ante lo literario, muchas veces... ;)

Duff man... gracias por tu comentario... en especial esa definición... "cicatrices del aprendizaje"... ¡Saludos!
klimt said…
hola niña

aca leyendo y comentando

en principio tuve la intencion de hacer la misma pregunta que Goathemala, pero ya veo la respuesta.
Deberias de escribir mas mujer, deja la camara descansar, y por a trabajar esa buena mano y pluma que tienes.
En este caso me ha gustado el final. Ya bien tu sabes que los finales son los que me atrapan.

No estoy de acuerdo con lo que le dices a Freddy en cuanto a que la intencion tambien es decirnos algunas cosas, porque el personaje -la mujer- es la que mas se descubre en ese relato, y a lo mejor no queda muy bien parada, ojo no me refiero al sentimiento del amor, que ese no debe de ser juzgado.
En fin, hay me cuentas como te fue con Alejandra
Oye, deberiasmos de hacer un encuentro de bloguers de Guatemala, hay te dejo la inquietud
Alvaro
Fiamma said…
Amigo Alvaro... mmmm, interesante punto de vista... y podria decir que estoy de acuerdo contigo en cuanto a que la mujer no sale tan bien parada, pero creo que es porque el personaje masculino nunca aparece sino en los recuerdos de ella... pero, ya sabes, gracias por comentar!!!

... no creas que no trato de escribir... pero a veces el tiempo no perdona, como dicen por ahi...

... muy buena idea la de un encuentro de bloggers... veamos si podemos hacerlo!!!